Friday, March 02, 2007

Train buddies

No es novedad que los ingleses no son los mas abiertos del mundo. Educados y amables, si, pero sociables por naturaleza no son. Es por eso que uno puede pasar años compartiendo un espacio con extraños sin ni siquiera saludarse.

En los dos años y pico que vivimos en Liverpool siempre tomamos el mismo tren para ir a trabajar (el 80% de las veces viajamos juntos). Vemos las mismas caras cada dia, mas algunas ocasionales. Muchos de los demas pasajeros hasta tienen apodos como "la atorranta", "la que se hace la pendeja", "la peluquera" y "donde esta Wally?", por ejemplo.

Creo que no se sorprenderan al saber que en este tiempo solo hemos conocido cuatro train buddies:

Lee es un sudafricano criado en Manchester que alquila un departamento en el edificio donde vivimos durante nuestro primer año en esta ciudad. Una noche, al regresar del trabajo, se asusto al sentirse perseguido por Glen desde la estacion a casa y casi salto del susto cuando mi novio le pidio que dejara la puerta abierta al entrar al edificio. A partir de entonces lo vemos varias veces al mes cuando coincidimos en nuestro tren de regreso.

Ricardo es un tipico scouser que viaja en bicicleta desde su casa a la estacion y desde la estacion a su trabajo en materiales para la construccion. Lo vemos en el tren de la mañana y nos saludamos en la plataforma mientras charlamos del trabajo, futbol, el tiempo y la vida en Londres, lugar donde el paso 20 años de su vida.

Ayer me intercepto una mujer llamada Kerry, quien al verme sola (Glen trabajo desde casa), me pregunto si mi novio habia ido a su colegio porque le veia cara conocida. Hoy la volvimos a ver y Glen le saco la duda: efectivamente solo se conocian del tren.

Esta noche al regresar se nos puso a hablar un hombre al que vemos a menudo. Un poco ebrio, se paro frente a nuestro asiento, rompiendo el hielo con un "working late?". Glen le contesto que habiamos estado de compras y el hombre siguio su interrogatorio, excusandose con un "tell me to fuck off if I'm being nosey". Me dijo "you're foreign, aren't you?", porque nos habia escuchado hablar una lengua extranjera, y termino su conversacion con un "I love seeing you two on the train; you have a lovely relationship" cuando se dirigia hacia la puerta al llegar a su destino. Glen y yo nos miramos con una sonrisa cuando el se bajo.

Se ve que el tiempo prudencial para que un local se comunique con un extraño no baja de los 24 meses, eso sin tener en cuenta que los del norte son mas amistosos!

Ahora tenemos mas gente a quien saludar cada mañana... lastima que verlos significa que vamos a trabajar!

16 comments:

Amor said...

Francamente, cieguilla, cuando me cruzo en el autobús incluso con compañeros de trabajo que van al mismo destino y me conocen algunos más y algunos menos, casi siempre se impone apenas saludar y no hablar mucho, y por supuesto no sentarse al lado: a esa hora como que quieren muchos (y a mí me pasa, salvo que la persona concreta me caiga especialmente bien) que les dejen en paz, y en ocasiones en que he entablado conversación a veces hasta da pereza, no salen los temas muy naturales, vamos, como que no parece que el plan con gente del trabajo sea hacerse amigos, y ya sé que tú describes un caso distinto, pero esto que te cuento viene a ídem, y te hablo de Madrid,
amor

caro said...

Que puedo decir yo de conocer gente en el tren? Que yo encontré algo más que un buddy... jeje.
No puedo creer que hayas estado todo este tiempo pensando que lo había conocido en el restaurant! Me encanta que vayamos ajustando lo que sabemos de las historias de cada una...
Ahora viajo en colectivo, pero por ahora nada por ahi :(
Besos

Marina said...

q curioso, me pasa de ver las mismas caras tambien cuando voy al trrabajo pero no siempre...porqu8e no trabajo todos los dias.
hay algunas personas que pasan todos los dias por la misma cuadra de mi casa, hacen igual que yo el mismo recorrido, se toma el tranvia, hacebn conexion en la misma estacion de t-bane y se baja en la misma estacion que yo!! hay veces que siento que alguno se sentira seguido jajaja.
eso si...no hablas con ninguno aca!!! y menos te miras jajaja.
si miras a alguno procuras q ni lo note...aunque yo me los observo a todooos.
lo que mas me divierte es ver que algunos usan siempre la misma ropa para todo jajajja
soy terrible!!! como voy a mirar esoooo!

Bea said...

Bueno ehehehe yo mucho no puedo hablar pq me moriria de verguenza antes de saludar a alguien que veo todos los dias en el tren. Pero si me hablan...ahi no pararia de hablar. Cuando vivia en Nottingham me cruzaba siempre con una persona en el bondi, un dia la vi en la calle y no me acordaba de donde pero yo sentia que la conocia, y mi primer insinto fue decirle...Hi! despues me di cuenta que era la seniora del bondi y me mori de verguenza!

Frau R*hrl said...

Me gusto la honestidad del borrachin, osea, borracho y todo sabia que estaba rompiendo la paciencia jajaja
Recuerdo a la "pendevieja", cuando iba al curso de aleman por las mananas, que se subia donde yo lo hacia, y viajaba solo 2 paradas, vestida con ropa de alguna hija, supongo.
Una vez una amiga mia (en la secu) se metejoneo con un tipin del bondi y cuando se animo a encararlo...el tipin cambio de colectivo! Despues se lo cruzo en un boliche y el pibe cero onda, buh!

Jeza said...

Es buenísimo eso de conocer a la gente por el simple hecho de que comparte viajes rutinarios con vos.
Yo ya le voy viendo cara conocida a 2 o 3 personas cuando voy a la facultad (cosa q antes no me pasaba porque mi colegio me quedaba a una cuadra de casa y no requería transporte).

Me re intrigó eso de que éstudiaste en mi barrio! En qué colegio? Ese en el que trabajaste se llama SER de casualidad?
Qué concidencia!
Besos

Verónica Cento said...

Hola Ceci!

¿Cómo estás loquita?
Anduve este fin de semana de viaje y recién ahora estoy leyendo tu blog...
En verdad que no me imagino mucho esa situación, porque a decir verdad, acá en Venezuela la gente es muy conversadora y yo jeje que no parto de hablar un minuto...(pero, confieso que me cuesta romper el hielo con ciertas personas) no sé por qué, pero mi estrategia es observar a la persona hasta que me de un mínimo de confianza; luego no paro de hablar y soy confianzuda jejeje

Aja...¿y si vos los saludás primero , ellos se hacen los distraídos, ceci?

Un abrazo loquis...

Hablamos en la semana!

Melina said...

Jajaja me mato lo del borracho! Bueno que suerte Ceci. Me acuerdo antes de venir que lei 'Watching the English' y pense pucha, nadie nunca me va a hablar. Sin embargo no ha habido una sola vez mientras esperaba el colectivo que nadie me hable. Que raro, no?

Anonymous said...

Novia,

Te saludo el tipo esta mañana o no lo viste? Hablale si lo ves; sera lindo tener mas train buddies ;-)

Glew

<·>>>March<<<·> said...

jaja, q bueno Ceci!
Es tan cierto esto de los "conocidos-desconocidos" A mi me pasaba cuando iba a la universidad en Argentina, (aca no viajo en transporte porq tengo el trabajo cerca de casa) y siempre nos tocaban, a una amiga y a mi, las mismas señoras chusmas q al vernos se quedaban calladas para escuchar nuestras interesantisimas conversaciones!
Una vez hasta finjimos q mi amiga estaba embarazada y no sabia de quien solo para verles las caras q ponian jaja!
En fin q hay de todo !
Un beso! ;)

cyn said...

jajaja como se tardan! yo me moriria de embole. claro tampoco soy de ir hablando por la vida con cualquiera, pero soy de prenderme en esas charlas en cualquier lugar sin conocer a la gente. En ese momento pierdo mi timidez! besos

como va la dieta? yo me fui al carajo Ceci!

Cieguilla said...

Amor: es verdad lo que decis, a veces es muy temprano para hacer sociales! Yo tampoco voy en el tren ni al trabajo buscando hacer amigos, pero es casi natural que la gente que se ve todos los dias sienta ganas de saludarse al menos, mas alla de la ciudad.

Caro: la excepcion que confirma la regla! ;-) Pero conste que la iniciativa partio de vos. Yo tenia una amiga que salio con un pibe que conocio en el subte, asi que de ahora en mas te tomas la linea D!

Marina: confesa que los dias que no trabajas te dedicas a seguir desonocidos. No te culpo, en Oslo hay mas de uno que merece ser acechado!

Siempre la misma ropa (sin que sea un uniforme)? Uhhh, lo mas probable es que ni la lavaron! :-(

Bea: guarda con hablarle a Bea que despues no para! ;-) A mi me pasa de recordar caras y mas de una vez estuve a punto de saludar a alguien y despues cai que era un famoso y lo conocia de la tele o algun pasajero.

Frau Veris: in vino veritas! :-D Me enternecio el choborra, a decir verdad. Me quede pensando que pensaran de nosotros los demas pasajeros que nos ven siempre juntos...

Cuando yo iba al secundario habia un pibe que se parecia a Stephen Dorff (al menos para mi) que se tomaba el bondi en la misma parada que yo y justo iba al colegio en frente del mio. Nunca le dije nada porque no me sonreia. Sin embargo habia un chico del mismo colegio al que apode "cara de hola" aunque nunca comprobe si era mas que la cara... y eso que yo de timida no tengo un pelo! :-P

Jeza: saludalos, aunque mas no sea para ver que hacen!

Vos tambien fuiste al Ser? :-O

Vero: los paises latinos son diferentes! Ya te imagino charlando por las calles de Caracas, sola o acompañada! ;-)

Yo no saludo primero a menos que me esten mirando :-)

Meli: vos porque vivis en el norte, y Watching The English es muy Home Counties! :-P Aca hay un hombre que pasea a sus perritos a la mañana y nos saluda como si nos conociera!

Novio: hoy solo vi a Kerry y le sonrei porque teniamos una chica sentada en el medio y no daba para preguntarle que tal estuvo su fin de semana :-P

March: que gracioso cuando alguien se cuelga en tu conversacion! Nosotros tenemos que tener cuidado porque solemos hablar en castellano en el tren y hay una española que se lo toma y para las orejas cual antenitas :-P

Pero Uds tambien, inventando historias solo para ver la reaccion!

Cyn: no te imagino muy timida que digamos, a decir verdad! Lo unico que me molesta es cuando alguien te habla y tenes que sacarte los auriculares o dejar tu libro - un poco de respeto!

Yo tambien me fui al carajo :-( Soy gorda de alma!!

Besos a todos xxxx

pau said...

bueno, al final no eran taaan antisociales.....solo necesitaban un poco de tiempo jajajajajaj

bueniiiiiisimo tu post....me encanto la frase "tell me to fuck off if I'm being nosey".....ya mismo estoy tomando nota de la misma...estoy en un cyber riendome sola de solo imaginarme tu cara de poker cuando el muchacho te lo decia :)

segui con tus historias del tren que me divierten mucho :)

chauchas

Pau

Sir Phantom said...

Muy bueno el post!

Ahora, rompiste la regla absoluta del commuting: Hablarle a los otros pasajeros!

Deci que estas en el Norte, aca en Londres llamaria mucho la atencion y eso que tambien me cruzo con la misma gente todos los dias practicamente.

Saludos

Nico

Señorita Cosmo said...

Cuando yo estuve yendo a trabajar en colectivo también veía siempre las mismas caras y sólo me saludaba (después de un tiempo) con los dos que siempre subían en la misma parada que yo.
Un dato curioso es que había una persona (un hombre jóven) al que jamás saludaba y sin embargo nos saludamos alegremente sorprendidos y hasta me presentó a su esposa, cuando nos encontramos en una excursión por el Norte Agentino.
Con respecto a los vecinos, yo soy re chusma vecinera. Me encanta hablar hasta con el kioskero.
A veces, si estoy sola y aburrida me voy a alquilar una película y me quedo una hora en el video charlando.
Si bien no me gusta el msn, calculo que de vivir en un país de gente tan reservada, me tendría que empezar a gustar.

Irantzu said...

Vives en Liverpool!!! Que buena!!! :)
De los alemanes no puedo decir mucho, porque a mí me pasa que me hablan (más que nada me preguntan cosas de mi hijo, que qué edad tiene, etc) y yo no me entero de la mitad... Diría que pueden ser muy amistosos, especialmente la gente mayor, quizás por esto que te digo de andar con mi hijo... Lo que sí, todo el mundo dice "Hallo!" en todas partes, lo he visto hasta cuando alguien sube al ascensor... me agrada... y me dan ganas de poder comunicarme mejor porque a varios alemanes los veo con buena disposicion para conversarme un rato.